Cómo la cuota de los créditos morosos de los bancos influye en la práctica crediticia

¿Por qué algunos bancos están ajustando sus condiciones para los préstamos comerciales mientras que otros están relajando sus criterios? ¿Y por qué pequeñas empresas se quejan de que les están cobrando intereses más altos que a empresas grandes? Si le echamos un vistazo al stock de créditos morosos de algunos bancos obtendremos algunas respuestas.

Los estándares de tasas crediticias más relajados para los préstamos han gustado recientemente a muchas empresas en Europa. Según una encuesta trimestral realizada por el Banco Central Europeo (BCE), los bancos de la zona Euro relajaron sus directrices y criterios internos para los préstamos en la segunda mitad de 2018. El valor tomado por el BCE para calcular el comportamiento crediticio de los bancos ascendió en 6 puntos porcentuales en el tercer trimestre y en 1 punto más en el cuarto trimestrer.

Sin embargo, no todos los bancos están adoptando esta actitud más relajada, que inicialmente beneficia a la pequeña y mediana empresa. Los bancos con un alto volumen de créditos morosos han ajustado sus términos para préstamos corporativos y de propiedad y anticipan que esta tendencia se extenderá a préstamos privados en la primera mitad de 2019.

El Banco Central Europeo supervisa los créditos morosos en la zona Euro

Desde la crisis financiera, el Banco Central Europeo ha vigilado atentamente los créditos morosos y quiere ofrecer a los bancos incentivos  para vender estos "préstamos”.

Detrás de esto, también está la preocupación por la economía, si es más difícil para las Pymes obtener créditos.

“Cuando hablamos de economía real, empleo y crecimiento, hablamos principalmente de pequeñas y medianas empresas”, dijo Danièle Nouy, en aquel momento directora del Mecanismo Único de Supervisión del BCE, en julio de 2018. “Y desafortunadamente, tal y como vimos durante la crisis: las Pymes son más vulnerables a los cambios en el entorno empresarial que las grandes empresas.

Según Nouy, el 99,8% de todas las empresas de la UE son Pymes y generan el 60% del valor de esta región económica. Sin embargo, les resulta más difícil tratar con bancos ya que a diferencia de las empresas que cotizan en bolsa, no publican informes financieros periódicos. Por lo tanto, es más difícil para los bancos evaluar el riesgo del crédito. El resultado: términos de préstamo más rigurosos y mayores tasas de interés.

La proporción de créditos morosos afecta a las tasas de interés, especialmente para las pequeñas empresas

Las Pymes normalmente dependen de un banco principal, dice Nouy: “Una vez que una Pyme ha logrado desarrollar una buena relación con un banco, para esta empresa se vuelve muy costoso cambiar de banco”. Las Pymes están desfavorecidas estructuralmente a causa de esta dependencia.

Lo vemos en los buenos tiempos: En una encuesta corporativa realizada por el BCE entre abril y octubre de 2018, el 8% de microempresas y el 2% de pequeñas empresas reportaron nuevos aumentos en los cargos por intereses de los préstamos. La situación en el mercado creditico fue considerablemente diferente para las empresas más grandes durante el mismo período: el 3% de las grandes empresas encuestadas y también el 3% de las Pymes más grandes reportaron caídas en las tasas de interés.
  
Y lo vemos en los malos tiempos: en un documento de trabajo del BCE en agosto de 2017, dos economistas del BCE afirmaron que, de 2007 a 2015 las Pymes sufrieron como consecuencia del incremento de las tasas de interés. La prima de la tasa de interés para las Pymes, conocida como la prima de financiamiento de pequeñas empresas, ha sido, en algunos casos, más del doble que en tiempos de no crisis. Los motivos de esto incluían los balances bancarios inestables y el poder de mercado de los principales bancos sobre los clientes de las Pymes: los bancos con altos volúmenes de préstamos morosos están aumentando sus tasas de interés cuando prestan a las Pymes.

“Cuando los bancos se encuentran en tiempos difíciles y necesitan recuperar las pérdidas sufridas en una cuenta, buscan a aquellos titulares de cuentas que no pueden escapar fácilmente” dijo Nouy. Esto incluye a “deudores dependientes” – en otras palabras, a muchas Pymes. Una razón más por la cual el BCE está decidido a hacer que los bancos de Europa reduzcan sus volúmenes de créditos morosos más rápidamente.

Photo Credit: Helloquence/Unsplash, Jan Philipp Thiele/Unsplash, rawpixel/Unsplash

Compartir

Imprimir