Los ciudadanos de Europa están abiertos a vender sus datos.

Uno de cada tres consumidores europeos está dispuesto a vender sus datos. Esto es lo que ha revelado el estudio representativo de EOS «¿Qué valen los datos?». Los consumidores esperan que las empresas traten la información con confidencialidad y les ofrezcan una contraprestación atractiva. Aquí se esconde una gran oportunidad de negocio para las empresas.

Estudios
  • Fiabilidad: La mayoría de los encuestados están dispuestos a vender sus datos a empresas de confianza.
  • Trueque: Más de un tercio de los consumidores aprueba el «pago por datos».
  • Potencial: En algunos casos, la predisposición a vender datos incluso supera la demanda.

En China, no solo los «clientes transparentes» son ya una realidad en muchos sitios, también el pago por los datos. Pagar en el restaurante, pedir cita en la peluquería, llamar un taxi, contratar un seguro o pedir un crédito... Todo esto y mucho más es ya posible con aplicaciones móviles como Alipay o WeChat y forma parte de la cotidianeidad en China. Las aplicaciones recogen y procesan los datos de sus clientes: saben cuál es la ropa que más compran, dónde suelen ir a comer, qué marcas prefieren o qué aficiones tienen. Los clientes, a su vez, reciben descuentos y pequeños obsequios a cambio de sus datos, además, de ofertas personalizadas. Un negocio con reciprocidad que demuestra que en el mundo digital, datos como la fecha de nacimiento, la dirección, información sobre el estado de salud o sobre el comportamiento como consumidores se han convertido en un bien económico muy importante, en una moneda fuerte. Su tratamiento y posibilidades de utilización por parte de las empresas se ha convertido con razón en objeto de debate público.

Si se confía en una empresa, es más probable que se le proporcionen los datos personales.

Con toda seguridad, China es un ejemplo extremo en cuanto a disposición a compartir los datos. Pero también en Europa (61 por ciento), Estados Unidos (62 por ciento) y Rusia (70 por ciento) la gente opina que las empresas deberían ofrecer una compensación a los clientes por el uso de su información: es decir, que ven los datos como moneda de cambio. Esto ha revelado un reciente estudio representativo sobre el tema «¿Qué valen los datos?» realizado en 17 países por la empresa de inversiones y servicios financieros EOS y el instituto de estudios de mercado Kantar.

Estudio de EOS sobre los datos: ¿Qué valen los datos?
¿Vendería la gente sus datos a empresas de confianza? El estudio de EOS sobre los datos revela que la mayoría de los consumidores estaría dispuesta si le pagaran.

La predisposición a compartir información personal con las empresas depende de la confianza que se tenga en el uso que harán de los datos, y sobre todo del cumplimiento de las leyes. El estudio de EOS demuestra que una clara mayoría de los consumidores está dispuesta a vender al menos un dato personal a una empresa de confianza: el 82 por ciento de los encuestados en Europa lo harían, en Estados Unidos, el 75 por ciento, y en Rusia, el 90 por ciento. Como contraprestación, más de la mitad de los encuestados desearía prestaciones en especie y descuentos, mientras que las prestaciones de servicios solo le resultan atractivas a uno de cada cinco. 
No obstante, hacen diferencias entre distintos tipos de información. Los datos que se ven como más delicados son los bancarios: solo un ocho por ciento de los encuestados en Europa compartiría estos datos si se los pagaran. Lo que menos reparos supone es compartir las decisiones de compra o información sobre preferencias de marcas o productos: en Europa, el 68 por ciento de los encuestados estaría dispuesto a ceder estos datos si se los pagan.

Estudio de EOS sobre los datos: ¿Qué valen los datos?
¿Qué información está más dispuesta a compartir la gente? El estudio de EOS sobre los datos revela que hay grandes diferencias según el tipo de datos.

Los datos ayudan a resolver más rápido los casos de impago.

A las empresas les compensa animar a sus clientes a que compartan su información. Es evidente la importancia de estos datos para desarrollar nuevos productos, analizar de forma individualizada las necesidades de los clientes o afinar el marketing al máximo. Pero también después de la compra pueden ser útiles los análisis de datos, por ejemplo, cuando los clientes no pagan. Es entonces cuando entra en escena la gestión de deudas y, para ello, cuantos más datos se tengan, mejor se podrá elaborar un plan de pago a plazos individualizado adaptado a la situación personal del cliente y más probable será que se pueda cumplir. En su EOS Center of Analytics, EOS evalúa los procesos de cobro de deudas utilizando algoritmos de aprendizaje automático y define los distintos pasos del procesamiento; tanto es así que ya son muchos los países en los que EOS elabora los planes de pago a plazos basándose en estos análisis de datos inteligentes. «A todos los implicados les interesa resolver cuanto antes un caso de impago para ahorrar gastos a ambas partes. Y aquí los datos pueden ayudar», dice Joachim Göller, Head of Center of Analytics de EOS. «Y es que, cuanto mejor se pueda cumplir el acuerdo de pago, antes recuperará el acreedor su dinero y antes quedará el consumidor libre de deudas. Por tanto, compartir los datos puede redundar también en beneficio del pagador moroso».

Compartir los datos puede redundar también en beneficio del deudor. Cuanto mejor se pueda cumplir el acuerdo de pagos, antes recuperará el acreedor su dinero y antes quedará el consumidor libre de deudas. Joachim Göller, Head of Center of Analytics, EOS

Se esperan contraprestaciones atractivas de las empresas.

Tal y como pone de manifiesto el estudio de EOS, a uno de cada cinco consumidores ya le han ofrecido una contraprestación a cambio de compartir determinados datos. En algunos casos, la voluntad de compartir los datos supera incluso a la oferta de las empresas de pagar por ellos. «Yo aquí veo mayores oportunidades y un potencial por aprovechar», subraya el experto de EOS Joachim Göller.

Sobre el estudio representativo de EOS

«¿Qué valen los datos?» 2020

El estudio de EOS «¿Qué valen los datos?», realizado en colaboración con el instituto de investigaciones de mercado Kantar durante la primavera de 2020, es representativo de la población (online) mayor de 18 años en los 17 países estudiados. Para la valoración se utilizó una muestra aleatoria de 1.000 encuestados de Alemania, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Polonia, República Checa, Rumanía, Rusia, Serbia y Suiza, así como de 300 encuestados de Macedonia del Norte. Los participantes respondieron a preguntas sobre cómo utilizan y comparten los datos, su confianza en las empresas y su predisposición a venderlos a cambio de una compensación.

Libro blanco gratuito "¿Cuál es el valor de los datos?"

Comuníquese con nosotros si desea obtener más información.

Photo credits: Getty Images, EOS / Sebastian Vollmert

Imprimir